El decálogo del turista slow

1. Elegir una zona limitada, que no sea muy grande, de una región.
2. Permanecer por lo menos una semana en el destino elegido.
3. Escoger alojamientos pequeños, refugios, hoteles de pocas habitaciones, casas particulares o casas rurales, posadas u hostales.
4. Frecuentar los mismos lugares para conocer y tener contacto con la gente del lugar, comprar en las mismas tiendas donde va la gente del sitio (panadería, ultramarinos, bares, restaurantes).
5. Evitar tener que desplazarse en coche en la medida de lo posible. A pie se tiene un mayor contacto con la gente y el lugar.
6. Llevar menos guías turísticas y más libros del destino para entregarse al placer de la lectura.
7. Dejar la cámara fotográfica en casa y contemplar o dibujar los sitios en un cuaderno de viaje.
8. Hacer picnic y evitar comer cada día en un restaurante.
9. Pasear, montar en bici, aprender la singularidad del idioma, las diferentes expresiones de cada pueblo, apuntarse a clases de cocina. de labores o bailes tradicionales.
10. Dejarse llevar por el pensamiento de no hacer nada para desconectar por completo de la rutina diaria.

fondo-pantalla

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: